.
.

Medio informativo del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia

.

[Fotoreportaje] Tierra Quemada


Por: Paul Salgado La Red de Solidaridad y Hermandad con Colombia
12 de marzo de 2019

Por razones de seguridad y petición expresa de las y los campesinos, no se hará uso público de los nombres completos de ninguna persona.

 

No somos los dueños de esta tierra, pero somos los dueños de la memoria. Nos hemos resistido antes y podemos hacerlo de nuevo.’ Giovanni miró hacia las montañas sin nombre y los profundos y escarpados cañones del Catatumbo mientras hablaba. Detrás de él, fuera de una escuela de una sala construida de adobe y hojas de hojalata, otros campesinos desmontaron de sus caballos, colgaron sus machetes y se prepararon para una reunión.

Los abogados del Equipo Jurídico Pueblos (EJP) y los líderes de organizaciones de campesinos, acompañados por los observadores internacionales de la Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia, habían caminado durante horas por caminos rocosos, a través de retenes militares, y cruzaron pasos de montaña que marcan la frontera entre César y Norte de Santander para llegar a este territorio aislado para escuchar los testimonios de estas mujeres y hombres.

Giovanni, la dura piel desgarrada de sus manos aún cubierta por la suciedad y las manchas de sangre causadas por cortar caña, relató cómo había sido desplazado de su hogar en la costa caribeña por la violencia de los paramilitares. ‘Vine aquí porque la vida en estas montañas es más solidaria aquí. No pienso en irme porque, aunque hay incertidumbre, también aquí hay tranquilidad,’ dice.

Campesino del Catatumbo

Los días son cortos en los escarpados cañones del Catatumbo, donde la tierra cae precipitadamente hacia quebradas caudalosas de agua clara y rápida. El sol sale tarde sobre Venezuela al este, y toma tiempo para despejar las nieblas blancas del bosque nuboso, antes de pegar a los techos de hojalata de las fincas dispersas, agarrando precariamente a los caminos de herradura pisadas por los caballos y las mulas.

Finca – Alto de Bobal

 

 A lomo de mula, medio de transporte para los campesinos del Catatumbo

La exuberancia de las riquezas del Catatumbo son excepcionales incluso para los estándares de Colombia. Los bosques tropicales, los ríos de montaña y la tierra en sí, albergan una sorprendente diversidad de vida silvestre, plantas exóticas y minerales raros, pero también esconde grandes cantidades de carbón y petróleo.

Al igual que en Irak, Libia y Siria, estas materias primas son codiciados por corporaciones multinacionales cuya búsqueda desenfrenada de las ganancias privadas arrancadas de esta tierra ha traído consigo los escuadrones de la muerte de los paramilitares, guerra y asesinatos.

Las políticas genocidas y la sistemática violación de derechos humanos, no solo casi causó la extinción del Pueblo Bari, -indígenas originarios de la zona-, sino que también provoca el desplazamiento constante de campesinos, tanto colombianos como venezolanos, de todo el Catatumbo.

Rommel Durán Castellanos, abogado del Equipo Jurídico Pueblos, explicó que ‘las comunidades están inmersas en un contexto de violaciones sistemáticas al derecho internacional de los derechos humanos y el DIH. El campesinado afronta un alto riesgo de desaparición’. ‘La militarización no es solución para la pobreza o la miseria,’ concluyó, y la evidencia de esto se produjo cuando los soldados colombianos interrogaron posteriormente a un observador internacional en un paso de montaña sobre el valle, en un intento de obtener información sobre la reunión de los campesinos.

Escuela y punto de reunión

Un oficial del ejército afirmó:» que las organizaciones internacionales que asistían a los campesinos eran ‘comunistas,’ y que cualquier ayuda financiera que se otorgara a sus organizaciones comunitarias se entregaría directamente a los guerrilleros«.

Un líder campesino, Miguel, afirmó que ‘los militares colombianos ahora han asumido el papel de los paramilitares, y solo tienen una proposición: controlar a los campesinos.’ ‘Es difícil organizarse cuando hay enfrentamientos entre los militares y el EPL y el ELN,’ explicó, refiriéndose a las fuerzas guerrilleras restantes de Colombia, el Ejército de Liberación Popular y el Ejército de Liberación Nacional.

El EPL y el ELN permanecen en el territorio, después de que el ejército insurgente más grande, las FARC, entregará sus armas hace casi tres años como resultado de un acuerdo de paz que era celebrado por la élite colombiana. En la región también hay presencia de delincuencia organizada y estructuras paramilitares. Los intereses que confluyen en el Catatumbo, son diversos y complejos; lo cual se explica por su ubicación geo-estratégica, dada su riqueza y cercanía con Venezuela.

El Acuerdo de la Habana, celebrado en las capitales extranjeras y cubierto por una prensa internacional poca inquisitiva, no ha hecho ninguna diferencia en las vidas de los indígenas y campesinos de la región.

La violencia y la militarización continua, los han dejado aislados y abandonados por el estado, sin siquiera un camino para poder comercializar la rica diversidad de frutas y cultivos que esta tierra es capaz de producir.

Mirando a través del valle escarpado hacia un trozo de selva ardiente en la ladera opuesta, Giovanni explicó que la tierra se estaba ‘limpiando’ en preparación para cultivar coca. ‘No hace mucho tiempo, aquí se cultivaban café, chocolate, plátano, aguacate y muchas frutas,’ recordó. ‘Pero… para los campesinos, los precios pagados por la coca son mucho más que por el café o el plátano

 Tierra quemada

Tengo 43 años aquí,’ agregó Ángela, una campesina, ‘y nosotros teníamos todo lo que necesitábamos, todos comíamos bien de lo que crecimos. Pero hace quince años, con los paramilitares vino la coca.

Cultivos de coca y laboratorio

El campesino vive en una miseria diferente a la pobreza de las ciudades,’ continuó Giovanni. ‘En la ciudad, la pobreza es desesperada, y los que están allá están desconectados de la tierra, desplazados e individualistas. Aunque aquí el estado nos olvida y se nos niega la oportunidad de avanzar – no hay electricidad, carretera ni clínicas médicas – al menos podemos organizarnos colectivamente para tratar de lograr una vida digna.

entre caminos y trochas

A pesar del conflicto, la violación de derechos humanos y los intentos de intervención militar, los campesinos de esta zona, Alto Bobalí, en Norte de Santander, a solo dos kilómetros de la frontera con Venezuela, han organizado Juntas de Acción Comunal en una declaración virtual de independencia.

Afirmando autonomía sobre su territorio, las comunidades han tomado la iniciativa al intentar construir una carretera y escuelas, y alentar a sus compañeros a diversificar sus cultivos.

 

Caminos de herradura

Trochando

Es una convicción ser un campesino,’ reconoce Jennifer, trabajadora Social del Equipo Jurídico Pueblos. ‘Una forma de resistir a los paramilitares durante el apogeo de la violencia era ser autosuficientes en alimentos durante las confrontaciones y el asedio. Pero con la coca, esta forma de resistencia se ha perdido.

Un nuevo retorno a la diversificación de los cultivos, al trueque en lugar de comprar alimentos comerciales, importados y poco saludables, un retorno a los mercados locales y la solidaridad, compartir con los necesitados, son actos de resistencia que fortalecerían la autonomía campesina,’ argumentó.

A medida que se desvanecía la luz del corto día en el profundo cañón, los campesinos en la reunión continuaron intercambiando ideas y propuestas para el fortalecimiento de un plan y proyecto de vida colectivo. ‘Cultive maíz para engordar cerdos para vender carne de cerdo‘, ‘póngase en contacto directamente con campesinos en Venezuela para hacer el trueque con ellos‘, ‘tenga vacas para la leche, haga panela artesanal y coseche los frutos que todavía crecen naturalmente aquí‘ fueron algunas de las ideas.

En la oscuridad de la escuela sin electricidad, la discusión se centró en organizar una cooperativa para compartir recursos, una minga para colectivizar el trabajo de las cosechas y en construir un horno comunal para hornear pan.

Una campesina, María, enfatizó que ‘aunque tenemos muchos problemas y vivir así no es para todos, para nosotros es un compromiso, una vida de humildad, valor y fortaleza.

Hemos tenido experiencia de autonomía, de autosuficiencia, del trabajo colectivo de una minga,’ continuó, ‘pero el estado nos menosprecia, nos estigmatiza como guerrilleros o narcos, precisamente por nuestra fortaleza e independencia.

La lucha está aquí,’ concluyó Giovanni, ‘la lucha comienza aquí, con solidaridad entre todos nosotros en estas montañas y con la esperanza de que todos compartamos.