Medio informativo del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia

.

El paramilitarismo en Colombia. Su influencia en la sociedad Colombiana, con Alfredo Molano Bravo – parte 2


Publicamos la segunda parte de la entrevista realizada al profesor Alfredo Molano Bravo sobre el paramilitarismo en Colombia.  Recordemos que en la primera entrega Molano Bravo se refirió al contexto histórico del paramilitarismo. En esta segunda parte relata cómo se han financiado esos grupos y asegura que si el Estado colombiano no acaba con el paramilitarismo, la guerrilla no firmará los acuerdos de paz.

Fotomontaje

Trochando Sin Fronteras: ¿En qué otras esferas de la sociedad se expresa  el paramilitarismo en Colombia?

Alfredo Molano: Hay que mirar los financiadores del paramilitarismo, que no han sido solamente los narcotraficantes. Los terratenientes, sobre todo los ganaderos, hablo de la zona del Magdalena Medio y la costa, donde el paramilitarismo es más fuerte. En los llanos orientales, naturalmente en Arauca, Casanare, Meta, Vichada; allí los vínculos con los ganaderos, con los empresarios, con los comerciantes, con los contratistas de obras públicas han sido relaciones muy cercanas, muy íntimas. Desde luego, es imposible pensar que el paramilitarismo ha llegado a los niveles que ha llegado sin el apoyo institucional de miembros importantes, miembros de la élite, de la cúpula militar tanto de la policía, como del ejército y de la marina. Una colaboración en información y protección y, por último, naturalmente, la impunidad que permite los vínculos con los políticos locales y nacionales. Ese cubrimiento de la impunidad que llegó durante el gobierno de Uribe al máximo cobertura y hoy se está viendo cada vez más claro de qué se trataba esta estrategia.

Trochando Sin Fronteras: Defensores de derechos humanos y víctimas han denunciado el paramilitarismo como una estrategia de guerra sucia del estado ¿Cómo se puede entender esta afirmación?

Destacados:  Artefacto explosivo cae cerca de vivienda campesina en Saravena

Alfredo Molano: Yo he creído que el desarrollo de la doctrina de los derechos humanos ha puesto algunos límites a la guerra sucia, a la guerra hecha por el ejército y por la fuerza pública y eso ha permitido que la fuerza pública, para impedir una derrota militar, hayan acudido a esa otra porquería que se llama paramilitarismo. Es cierto que brinca cualquier ley de guerra, cualquier norma internacional y que ataca sobre todo a la población civil, con la idea de quitarle el agua a la pecera.

Recuerden que el Che Guevara, Mao Tse Tung y en general las guerrillas, viven de la población civil como el pez en el agua. La tesis de la contra insurgencia consiste en quitarle la alimentación al pez: el agua. Eso es lo que ha hecho la guerra sucia, todas estas porquerías que se han visto, las masacres y los asesinatos ejemplarizantes y sembrar el terror en el país. De tal manera que, por ejemplo, en los días pasados se dice que estas personas pusieron en jaque a Sincelejo y a Urabá, unas pocas tropas. Porque la gente tiene en su memoria todavía clara la sangre que corrió en los años 90 y en la primera década del 2000, todas las bestialidades que hicieron; la gente sabe que es posible que se repita, teme y le obedece a los paramilitares y más grave si ese movimiento que se hizo en días pasados, el paro armado del paramilitarismo, converge con las manifestaciones  contra el gobierno nacional que hizo el uribismo.

Trochando Sin Fronteras: ¿Qué persiguen estos grupos con las acciones violentas que han desarrollado últimamente?

Destacados:  Informativo Centro Oriente Nº 148: Pueblos indígenas reafirman su vocación de paz en el IX Congreso de la ONIC

Alfredo Molano: Yo creo como se está diciendo en público y en todas partes, están buscando una negociación; una negociación, quizás, como la que  se hizo con Uribe y yo le digo una cosa: a pesar de que Santos diga que no, creo que esa puerta o esa negociación que se hizo con Uribe puede volver abrirse, es decir, de aceptación de la justicia, aceptación de penas y sometimiento a la justicia, eso no es improbable. Pero lo que si yo repito, lo que es absolutamente imposible, es que las guerrillas firmen la paz teniendo semejante martillo que es el paramilitarismo vivo y activo.

Trochando Sin Fronteras: ¿Profesor, cómo hacer para que ese fenómeno del paramilitarismo se erradique de una vez por todas del país?

Alfredo Molano: Pues es que hay que recordar que tiene una larga historia, el mismo tiempo que tiene las guerrillas tiene el paramilitarismo. Yo creo que mucha participación en la creación la existencia  del paramilitarismo tuvo que ver Estados Unidos, por aquello de la guerra fría. Creo que estamos en un momento en que la guerra fría en la administración de Obama ha terminado. El último acto protocolario de guerra fría en América Latina fue la visita de Obama a Cuba. Yo creo que los Estados Unidos de Obama pueden contribuir  muy seriamente a la mitigación del paramilitarismo  por una razón simple: no solamente porque lo ayudaron a crear y lo toleraron, sino porque tienen los instrumentos económicos para apretarle la clavija a la fuerza pública, por ejemplo dejando de financiar, de apoyar económicamente al Ejército Nacional o a algunos batallones o cuerpos del ejército, o bien castigándolos, impidiéndoles los cursos de ascenso, esas relaciones que han permitido que el paramilitarismo se sostenga. Así que la intervención de Estados Unidos para el fin y control del paramilitarismo es muy importante, ya se ha sugerido varias veces. Me parece que la entrevista entre Kerry y los negociadores de paz, tanto del el gobierno como de las guerrillas en la Habana hace unos pocos días, tuvo una de sus más serias y sólidas conclusiones: defender y dar garantías al cumplimento a los acuerdos de La Habana y las guerrillas en general.

Destacados:  Colombia ha tenido y sigue teniendo gobiernos racistas

La otra cosa es que si el estado Colombiano permite que esas manzanas podridas sigan y continúen dentro de la fuerza pública actuando, el paramilitarismo seguirá existiendo, de pronto en menor escala que la que hemos visto, pero de todas maneras su papel es determinante. Fíjese: en estos días de paro en la costa Atlántica la autoridad la corrieron. No es una observación mía, sino es de la senadora costeña del Centro Democrático que se quejaba de que en Sincelejo y en Montería las autoridades desaparecieron durante esos días, así que algo tiene ver o mucho tiene que ver la autoridad con el despliegue del paro armado. Mientras el gobierno no ataque ese punto, los paramilitares seguirán de una u otra manera. Por último, la cobertura política ejemplo de esto es el carro perteneciente al senado con 600 millones de pesos: una remesita que le mandaron los paramilitares a las manifestaciones políticas de Uribe. Para un lado o para otro iba.