Medio informativo del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia

.

Venezuela: la juventud llama a  la unidad para enfrentar la guerra y construir el socialismo


 

Trochando Sin Fronteras, Caracas – mayo 24 de 2017

Por: Anyelo Mendoza*

 

La guerra irregular urbana política, militar e ideológica contra la Revolución Bolivariana de Venezuela, que avanza reptante desde principios del año 2014 con los resultados ya conocidos en pérdidas humanas, destrozos de bienes públicos y privados y crecimiento del terror psicosocial, alentada por un asedio externo imperialista e interno oligárquico a la economía y la mente del país y en especial a la distribución de bienes y servicios para satisfacer las necesidades básicas de la población, ha obligado al Gobierno Nacional y a la FANB a desplegar la llamada fase dos del Plan Zamora en algunos estados del país. En el transcurso de la presente semana y teniendo en cuenta las orientaciones que trace el mando contrarevolucionario a sus fuerzas terroristas, que combinan sus acciones violentas con la movilización de escudos humanos y campañas mediáticas, sabemos cuales serían los logros del Plan Zamora dos en el enfrentamiento al intento de la derecha por escalar su guerra.

Al mismo tiempo, como Estrategia de Paz el Presidente Maduro a instancias del Consejo de Ministros, convocó una Asamblea Nacional Constituyente, que tiene como una novedad el anuncio de su composición por delegados territoriales y sectoriales.

 

Este punto de la composición de la mencionada Asamblea, no obstante que los contenidos de su convocatoria están restringidos a las cuestiones consideradas prioritarias por el Gobierno Nacional, posibilitan la realización de una gran batalla de ideas y una amplia participación obrera y comunal en la elaboración de las propuestas que deberá acometer la Revolución Bolivariana para conquistar la paz con justicia social. Las propuestas estarían articuladas en un autentico programa de Golpe de Timón, como lo reclamó el presidente Chávez en octubre de 2012, cuya aplicación con amplio apoyo popular ayudaría a preservar la independencia nacional y la construcción socialista.

La convocatoria a la Constituyente por el presidente Maduro llama a <reestructurar el Estado>. Pues bien, hay que avanzar en esta dirección abriendo la construcción de las nuevas formas políticas de un auténtico Poder Popular comunal participativo que pulverice en la realidad el viejo aparato de Estado burgués. También llama a crear en el país una <economía mixta post-rentista petrolera>, ésta será sin duda una larga y conflictiva tarea que estaría progresivamente a cargo de la gestión obrera directa y democrática en la toma de las decisiones fundamentales, que no sólo desarrollaría las fuerzas productivas y crearía más riqueza social, sino que también establecería nuevas relaciones de producción cooperativas solidarias, es decir que apuntarían a cumplir con los llamados que en tal sentido hizo el Presidente Chávez en su ratificación popular presidencial en diciembre de 2006 y los planes de la patria 2007 y 2012.

Para avanzar con apoyo social, por ejemplo en esos dos grandes objetivos de la Constituyente popular, se requiere un avance programático y operativo en la Unidad del Campo Revolucionario obrero y comunal, como la auténtica garantía de que tanto la redacción final del nuevo texto constitucional, como su aprobación en un referéndum popular, signifiquen el impulso al logro de una paz con justicia social y libertad sustantiva.

Ya va quedando claro cuál será el comportamiento del alto mando imperialista y oligárquico frente al desarrollo del debate constituyente. Con los recientes actos de barbarie de quema de seres humanos, destrucción masiva de unidades de transporte, así como la movilización de tanques de guerra hacia la frontera colombiana en la Guajira, ya sabemos cuáles son los ajustes de este mando asesino a su plan de guerra irregular terrorista urbana que comprende el saboteo a la economía en Venezuela y el máximo despliegue del odio contra el ser bolivariano y chávista, forma ésta de desplegar su terror de clase contra el socialismo/comunismo.

Cabe esperar en tal sentido un incremento tanto del saboteo oligárquico y de la infiltración en el bolivarianismo a la distribución de alimentos, medicamentos y artículos de aseo, como también en el descontrol de los precios de los mismos, por lo que una acción conjunta decidida del Gobierno Nacional y el pueblo organizado es necesaria para que éste sienta que en verdad es una autoridad constituyente y el proceso convocado por el Presidente Maduro le es útil para elevar su conciencia revolucionaria y resolver uno de los problemas cruciales de su vida cotidiana: el acceso a la reproducción de su vida digna.

Así que en esta hora de la profundización de la lucha de clases en Venezuela, es preciso recordar, que ante cualquier práctica contrarevolucionaria a lo largo del proceso de cambio histórico, siempre estará vigente la orientación de la más amplia Unidad revolucionaria obrera y comunal para defender y profundizar la revolución bolivariana de Venezuela como una lucha de todo el pueblo.

Destacados:  Doble triunfo de Venezuela ante Estados Unidos en la OEA

*Anyelo Mendoza es integrante del Movimiento de la Juventud Izquierda Consciente, una organización con presencia en todo el territorio venezolano. (MJIC) @mjicvenezuela Fb: Movimiento de la Juventud Izquierda Consciente