jueves, diciembre 8, 2022

Vientos del sur

Más leidas

vientos del sur

Trochando Sin Fronteras marzo 31 de 2020

Por: Asamblea Sur 

El Miedo inmoviliza y desarticula toda resistencia colectiva, refuerza el orden establecido y el autoritarismo. La mejor manera de manipular con el miedo es crear un enemigo, como el terrorismo para recortar las libertades y legitimar el estado policiaco. Una sociedad “ignorante y poco crítica” es el medio ideal para plantar los miedos.
Pablo Alarcón Cháires. 

La Pandemia del Miedo

Vivimos una ápoca de miedos, de individualidades, de caos. La Organización Mundial de la Salud declaro ya hace unas semanas al coronavirus –COVID19– como una pandemia que recorre al mundo y pone en riesgo la vida de millones de personas. Diversos rumores se esparcen frente al tema, entre ellos el que tienen que ver con la guerra económica Estados Unidos – China y el uso de armas biológicas (el coronavirus sería una de ellas) para inclinar la balanza hacia el capitalismo brutal liderado por los primeros en contra de la China, además de paso sirve para reforzar el bloqueo sistemático al que están siendo sometidos pueblos como el Iraní y el Venezolano y algunos de más vieja data como el Digno pueblo Cubano.

La pandemia avanza y con ella los muertos y el caos de las sociedades, el cual crecen minuto a minuto, no como un fantasma que recorre el mundo, sino como una cruda realidad que deja al descubierto las profundas y estructurales fallas del modelo Capitalista que siempre priorizara la ganancia y la renta sobre la vida.

La ciudad de Wuhan y en general China desde donde se originó la crisis, parecen haber superado la misma y los casos de personas con la enfermedad decrecen. Mientras tanto la vieja Europa se debate en la mayor crisis de las últimas décadas y se desmorona su supuesta unidad. El sálvese como pueda parecer ser la política de cada país. Italia, España y ahora Francia, pero también Alemania e Inglaterra cuentan a cada minuto los muertos y las poblaciones infectadas las cuales han hecho colapsar los sistemas de salud pública desmantelados por los gobernantes neoliberales para ser entregados a la voracidad de las empresas aseguradoras y de salud privadas que priorizan la renta frente a la salud digna y la vida de las personas, y eso que estamos hablando de lo que llaman
los países del “primer mundo”, los países desarrollados.

La guerra biotecnológica o el bioterrorismo parece ser la nueva arma que el capitalismo en decadencia utiliza para enfrentar la crisis económica producida por el propio modelo, pero además se vislumbra como un arma de control global y porque no de “desaparición calculada” de millones de personas en el planeta. Parece no ser casual que los países que son considerados como “enemigos” sean los que han sufrido primero la crisis, China e Irán entre otros. Y los mercados globales de la información resultan el camino expedito para la propagación y el control social de grandes grupos humanos a todo lo largo y ancho del planeta. El encierro voluntario u obligatorio, el cierre de ciudades parece ser la estrategia mediante la cual se contendría la expansión del COVID19, pero además
se propiciaría la contención de las exigencias de justicia y dignidad global que estaban en pleno apogeo cuando el virus hizo su aparición, una espiral que iba de Santiago de Chile, a los chalecos amarillos en Francia pasando por Beirut, Irak, etc. ¿Causalidad o casualidad?.

El continente americano está entrando de lleno en la crisis de salud global. Los estados unidos con un gobernante prepotente y atarbán que se cree con el derecho de pisotear la soberanía y dignidad de los pueblos, emprendiendo o continuando las guerras de conquista para robar y saquear los bienes de estos países, enfrenta hoy un crecimiento
del covid – 19 alarmante para las agencias de salud internacional, quienes pronostican que en pocos días será el principal foco de la infección a nivel planetario. Sin embargo la banca y las bolsas de valores siguen siendo los principales actores a salvar por el capitalismo y sus defensores. Incluso se han escuchado voces que plantean “sacrificar” a todos los abuelos y mayores para que el “país y su economía se salve”. El modelo del “sueño americano” no se para en minucias pese a que la sociedad gringa se desmorona cada día más en su miseria cultural y supremacista. Las tiendas para la venta de armas andan abarrotadas y con largas colas de gringos promedio que están dispuestos a defender a fuego limpio sus miserables cachivaches y vidas que el modelo les ha permitido tener.

Una gran matanza se puede estar cocinando al interior de esta sociedad enferma. Una película de Hollywood lo reflejaba crudamente “La Purga”. Cuarenta años de neoliberalismo brutal a nivel global, pero en particular en América Latina han dejado a la población expuesta a un sistema de salud público deplorable y paupérrimo. El modelo impuesto a sangre y fuego por el criminal Pinochet en Chile, fue el que copiaron los gobernantes en esta nuestra patria grande desmantelando la salud pública y de paso pauperizando el cuidado de la Vida de las comunidades.

Pero lo que nos es una casualidad es que las fuerzas telúricas de los pueblos que se mueven en el continente pretendan ser acalladas y confinadas por el miedo y el terror social generado por el COVID19.; la mayoría de los gobernantes de esta parte del mundo están aprovechando la pandemia para acallar, disminuir u ocultar las luchas de los pueblos.

Desde Chile liderado por los jóvenes luchando por la Dignidad dispuestos a liberar a la sociedad del modelo neoliberal y pinochetista representado por Piñera, el pueblo Boliviano que de una manera “ingenua” -y en política no se puede ser ingenuo está perdiendo aceleradamente sus logros sociales y de dignidad a través de un golpe de estado promovido por la decadente Organización de Estados Americanos (OEA) y los gringos, logros ganados durante la administración del presidente Evo Morales; el pueblo de Ecuador que es traicionado por un presidente que además reprime al mismo cuando exige sus derechos; una Argentina que parece recobrar su Sur en cabeza de los
Fernández, un México con un presidente que a veces sí pero no y que a la larga busca congraciarse con su todopoderosos vecino y busca detener o minimizar la enorme masa de migrantes producidos por el saqueo de los gobernantes de sus pueblos, el salvador, Honduras y que pretenden llegar al norte persiguiendo las miserias que deja un modelo cada vez más lastimero.

La crisis por la que atraviesan nuestras sociedades seguramente se agudizara por la pandemia del COVID19, ya que los gobernantes y dueños del poder no quieren ceder un  milímetro y antes buscarán sacar tajado del dolor y muerte del pueblo. Miles de puestos de trabajo se perderán, miles de miles entraran de lleno a la pobreza, el hambre
acompañará a muchos pero la solidaridad y la esperanza ira de la mano.

Esta pandemia es un asunto de clases sociales y como clase social debemos caminar. El gran reto hoy en el continente es salir más fuertes y con las ideas claras para transformar este actual estado de cosas. Empiezan a caminar propuestas como exigir a los gobernantes el NO pago de la deuda externa, cambiar las reglas que rigen las relaciones entre pueblos y naciones libres y que hoy son orientadas desde entes globales del capital como la OMC y el FMI. Los imperialismos deben ser sustituidos por nuevos acuerdos y consensos que pasan por respetar a la madre naturaleza, detener el absurdo modelo del consumo global, impulsar de manera autónoma el uso de tecnologías limpias y nuevas relaciones entre iguales.

Desde el SUR del planeta camina una nueva manera de entender, interpretar y construir una nueva época para la Naturaleza y la Humanidad

Tal vez la pandemia trae sus profundas enseñanzas Mientras tanto los pueblos en muchas partes se organizan y tratan de superar las medidas mediocres de los gobernantes y todopoderosos. Desde el cuidado y auto confinamiento la rabia y la esperanza sigue creciendo y las calles verán de nuevo la esperanza y las realidades de mundos mejores para quienes ya caminan y los que vienen.

En nuestra realidad Nacional, el pueblo de manera masiva desde el 21 de Noviembre del 2019 está en Rebeldía, manifestada en las calles contra un modelo de miseria y represión que de manera descarada privilegia a los ricos en detrimento del pueblo, y unos gobernantes que además cínicamente conviven o hacen parte de una mafia traqueta
que gobierna y asesina sistemáticamente a los líderes sociales y activistas que se organizan y se rebelan contra el modelo neoliberal y en post de construir una sociedad justa, igualitaria y en libertad.

A pesar de las carencias y vacíos de liderazgo, del ataque brutal del Estado a través del gas, la bala y de los medios de desinformación (Instituto Nacional de Salud- INS, habla de un contagio del virus de 4’ millones de habitantes, 8.05 % de la población Colombiana cuando en el mundo la cifra más alta alcanzada es de 0.4 % , unos ceros de más de
menos), las comunidades siguen protestando, la Rabia y Dignidad, siguen caminando.

Desde el SUR, Para la reflexión y el debate

Desde el SUR Nuestro SUR consideramos que las reflexiones en torno a temas como la Autonomía Territorial Popular y la soberanía alimentaria, nos deben llevar a debatir entorno a si es suficiente protestar o nos quedamos cortos cuando NO nos dotamos de propuestas propias y órganos de decisión propios.

Nuestro que hacer no puede seguir girando entorno al Estado, si nos da o nos quita, si nos recibe o NO nos recibe, Nuestras propuestas y diferentes formas organizativas deben estar en permanente conflicto con el Estado, en atención permanente a no reproducir lógicas burguesas del capitalismo, (burocratismo, verticalidad, machismo, nepotismo, corrupción etc.….).

Para que se haga realidad el sueño de un territorio en donde valga más la felicidad que la rentabilidad, la solidaridad más que la ambición y la libertad más que la gobernabilidad, creemos que es necesario promover:

  • El auto reconocimiento del papel fundamental de los sectores campesinos y populares en la sociedad.
  • La búsqueda permanente de formas organizativas socio ambientales, que se distancien y confronten el modelo de acumulación capitalista y sus practicas de relacionamiento y consumo burgués.
  • La pedagogía popular para auto reconocer y/o fortalecer el Conocimiento ancestral, campesino y popular.
  • El dialogo y las acciones a partir de intereses y propuestas colectivas Territoriales, buscando mayor unidad y menos dispersión.
  • La subordinación de los líderes al colectivo.

Acciones practicas de autogestión, de autogobierno, que de la mano del debate y el dialogo, contribuirán a hacer realidad el discurso de PODER POPULAR.

 

 

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Análisis

La gran huelga de los obreros bananeros: un siglo de masacres

En ese momento se estaba, como ahora, a las puertas de una enorme recesión mundial, y el capital arreciaba...
- Advertisement -spot_img

Lo Último

- Advertisement -spot_img