.
.

Medio informativo del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia

.

Fuerzas Militares y violencia sexual


violencia sexual

Trochando Sin Fronteras – julio 02 de 2020

La violencia sexual desafía las nociones convencionales de lo que constituye una amenaza para la seguridad… es más barata que las balas; no requiere ningún sistema de armas que no sea la intimidación física, por lo que es de bajo costo, pero de alto impacto.” ONU

En Colombia la violencia sexual hacia las mujeres y niños ejercida por las Fuerzas Militares ha sido una práctica sistemática y generalizada. Practica con impacto y efecto devastador en las víctimas, ya que las Fuerzas Armadas y Policía tienen el “mandato de proteger la población civil”.  En este caso los responsables de proteger, ahora son los victimarios. Hecho que reduce las perspectivas de intervención y reparación para las víctimas de violencia sexual.

El uso de la violencia sexual por parte de las Fuerzas Militares lejos de ser esporádico, es una práctica sistemática que han venido ejerciendo sobre las comunidades más vulnerables,  – campesinas, indígenas y afrodescendientes-. Evidencia de ello son las denuncias de Manary Figueroa;  Mujer que fue violada junto a su madre, ella siendo una menor de 5 años por miembros de la Fuerza Pública. Hechos ocurridos en el corregimiento de San Rafael, Arauquita y que 25 años después denuncia. «A mi mamá la acceden carnalmente en varias ocasiones y uno de ellos al ver que el otro se demoraba, decidió aprovechar que yo estaba ahí”

La violación de la niña indígena de la comunidad Embera Chamí; sumado al caso de la niña indígena en el Guaviare de la comunidad Nukak Makú demuestran que no son casos aislados. Además de otros permanecen sin denunciar como el caso de Manary Figueroa.

Violencia sexual en Colombia

En Colombia algunos casos de violencia sexual se enmarca dentro de la violencia sociopolítica; son los miembros de las Fuerzas Armadas, de Policía, Policía Judicial y Servicios de Inteligencia los mayores responsables según Sisma Mujer – organización colombiana de carácter feminista que desde 1998 aporta a la consolidación del movimiento de mujeres -.

Segun Sisma mujer  en el Boletín N° 17, El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses  – INML-CF  informó que realizaron 244 exámenes médico-legales. De estos, 195 correspondieron a mujeres, es decir el 79,92% del total, y 49 a hombres, es decir, el 20,08%. El boletín establece que para 2018  las Fuerzas Militares realizaron el 37,95% de los casos de violencia sexual. esto sumado a un 14.35% del personal de custodia y al 9,74% de miembros pertenecientes a Empresas de Seguridad Privada. Otros grupos armados responsables de violencia sexual son los miembros de un grupo de delincuencia organizada con un 24,61% y  Miembros de grupos al margen de la ley  13.33%.

Impunidad

Los obstáculos para acceder a «justicia» en estos casos conllevan a altos niveles de impunidad. Sumado a condiciones sociales y morales basadas en la dominación y la discriminación de género, sumando factores como la marginación social, política y económica propias del sistema económico actual -El Capitalismo- y a relaciones patriarcales.

 

Para las mujeres -campesinas, indígenas y afrocolombianas- estos factores se combinan con actitudes históricas relacionadas con la esclavitud y discriminación racial; que se evidencia de gobernantes y servidores públicos que mediante posturas revictimizan. Posturas como las de la Senadora del Centro Democratizo María Fernanda Cabal quien se refirió a la violación de la siguiente manera: Mucho cuidado con esto @mindefensa que no sea un falso positivo como ha sucedido antes — María Fernanda Cabal (@MariaFdaCabal) June 24, 2020. Tweet borrado por la Senadora, pero que en los medios fue referenciado.

Le puede interesar: Ejército: 118 investigaciones abiertas por abuso sexual de menores

Estos obstáculos, sumado al costo personal, no pueden ser escusas para no denunciar. Los casos revelados en la última semana; permitieron la visibilidad, la denuncia y participación directa en la reivindicación de sus derechos y la aplicación de justicia.  En las calles y carreteras mujeres alzan su voz contra todo tipo de violencia; denunciando  que  #NosEstáMatando y señalando que el Estado y sus Fuerzas Militares  como máximos responsables del asesinato de mujeres líderes y violaciones.