Medio informativo del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia

.

Este fue el acuerdo del cese al fuego


ceseds

El Presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, jefe de las Farc Foto: Enfoque365

Trochando Sin Fronteras 26 de junio de 2016

Por: América Niño

El pasado 23 de junio, en La Habana, se realizó el acto protocolario que permitió conocer a la opinión pública el acuerdo del gobierno nacional con las FARC – EP correspondiente al punto fin del conflicto, específicamente el que trata de cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de las armas. Se pudo conocer el contenido de los compromisos a los que se acogen las partes en esa materia.

 

El objetivo del acuerdo es terminar definitivamente las acciones ofensivas y las hostilidades entre la fuerza pública y las FARC, incluyendo la afectación de la población civil. Para esto se hizo necesario crear una detallada ruta que incluye un mecanismo de monitoreo y verificación, así como presupuesto, logística, seguridad, los dispositivos en el terreno, cumplimiento de las tareas inherentes al proceso de cese al fuego, dejación de las armas y reincorporación de las FARC-EP a la vida civil.

 

Ahora bien, en cuanto al monitoreo y verificación será un mecanismo técnico, con miembros de la fuerza pública, las FARC y la ONU, que pretende generar confianza en el proceso con el fin de velar para que los acuerdos, tiempos y todo lo correspondiente a desmilitarización se cumpla a cabalidad. Este se compone de instancias nacionales, regionales y locales.

 

Los dispositivos en terreno y zonas de concentración funcionarán temporalmente. Se designaron 8 campamentos en igual número  municipios y 23 zonas veredales transitorias en 22 municipios. Éstas últimas son espacios rurales en los cuales estarán los guerrilleros mientras se realiza el proceso de dejación de armas para facilitar el control de los miembros y de su armamento militar. La idea es que los guerrilleros utilicen unas rutas ya establecidas para llegar a esas zonas y permanezcan allí mientras se hace el conteo, entrega de armas y desmantelamiento de minas antipersona, con su previa colaboración de identificación y rastreo. La extensión de las zonas estará sujeta al límite de la vereda en la que se encuentren, acudiendo también a accidentes geográficos o características del terreno para establecer  términos de los lugares de concentración. Así mismo se tendrá en cuenta la cantidad de hectáreas por zona, para albergar una determinada cantidad de guerrilleros. Una vez ubicados, se suspenderán las órdenes de captura de quienes hayan ingresado a las zonas.

 

Además de lo anterior, se acordó la designación de 70 hombres y mujeres de las FARC que podrán estar fuera de las zonas veredales cumpliendo funciones pertinentes al proceso de paz. Contando con todas las garantías de seguridad, ellos podrán salir sin armas y de civil.

 

Para garantizar la seguridad de las comunidades y de los integrantes de las FARC, dentro de las zonas se restringe el uso de armas a los civiles o la fuerza pública, aunque ésta continuará ejerciendo sus funciones. Alrededor habrá una zona de seguridad, en la que no se permitirá la presencia de fuerza pública en un radio de un kilómetro por fuera de la zona y no se permitirán vuelos militares a 5000 pies o menos.

 

Todo tipo de capacitación de los integrantes de las FARC-EP en labores productivas o de educación, según sus propios intereses, podrá ser realizada.

 

Para la dejación de armas el mecanismo de monitoreo y verificación, será garante del cumplimiento y control. Éste registrará cantidad y tipo de armamento, verificará que cada miembro porte un arma, las almacenará en los contenedores determinados (que se ubicarán en cada zona), y asegurará la salida del armamento en sus respectivos contenedores, así como el procedimiento técnico para que éstas sean utilizadas como materia prima de tres monumentos, que estarán ubicados en Colombia, Cuba y la sede de la ONU.

 

El proceso tomará 180 días y ya se cuenta con un cronograma diario que permitirá controlar y facilitar la verificación del proceso: El día (D) 5 se suministra la información necesaria y se inicia el desplazamiento; del D+7 al D+30 se transportan las armas, granadas y municiones a las zonas; hasta el D+60 se guardarán las armas en armerillos temporales, mientras se procede con la destrucción de las “caletas” previamente referenciadas; la recolección y almacenamiento será gradual, hasta el D+90 se entregará el 30% del armamento militar; luego hasta el D+120 el 30% y finalmente al D+150 el 40% restante, a más tardar el D+180 se dará por finalizado el proceso y el funcionamiento de las zonas de concentración.

 

Las zonas veredales se ubicarán en los siguientes departamentos y municipios respectivamente: Cesar – La Paz; Norte de Santander – Tibú; Antioquia – Remedios, Iituango y Dabeiba;  Tolima – Planadas y Villa Rica; Norte del Cauca – Buenos Aires y Caldono; Nariño – Policarpa y Tumaco; Putumayo – Puerto Asís; Caquetá – Montañita y Cartagena de Chairá; Arauca – Arauquita y Tame; Meta – Macarena, Mapiripán, Mesetas y Vista Hermosa; Vichada – Cumaribo; Guaviare – San José del Guaviare este y oeste.

Los campamentos estarán ubicados en: Guajira – Fonseca; Antioquia – Vigía del Fuerte; Chocó – Riosucio; Córdoba – Tierr Alta; Cauca – Corinto; Caquetá – San Vicente del Caguán; Meta – Losada y Macarena; Guainía – Puerto Colombia.

De esta manera el gobierno y las FARC – EP llegaron a un compromiso que comenzará a materializarse una vez firmado el acuerdo final que contiene todos los puntos que se han venido tratando en la mesa de negociaciones a lo largo del proceso de paz. Este acuerdo de fin de las hostilidades y dejación de armas, otorga una claridad minuciosa de cómo se procederá, una vez firmado el acuerdo, para permitir la integración de los integrantes de las FARC a la vida civil y el posterior movimiento político que surgirá, una vez esa guerrilla deje de ser un grupo armado.