.
.

Medio informativo del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia

.

La juventud y la cultura del capital


Trochando Sin Fronteras, junio 22 de 2019

Por: Daniela Torres

Latinoamérica ha sido víctima de una guerra silenciosa que busca exterminar dentro del pensamiento de la juventud el deseo de organizarse y luchar por reivindicaciones sociales – políticas.

La cultura del capital, del dinero ha colonizado el pensamiento de los jóvenes arrebatando desde la infancia la posibilidad de soñar, crear, por la necesidad de tener.

Bombardeados por los medios de comunicación, por iconos del arte y el espectáculo se venden las visiones de cómo debe ser los jóvenes, con arquetipos errados que deshumanizan y dividen nuestra sociedad para lograr los objetivos del capital; una masa que idolatre su doctrina, que sea fiel consumidor y que represente mano de obra barata y poco calificada, mientras la pobreza, la desigualdad se incrementan, la juventud sigue siendo una de las más afectadas.

Ejemplo de este dinámica cultural es la hipersexualizacion a través de la música, los shows de televisión o show basura que presentan al niño o la niña de una forma más sexual menos inocente a la sociedad, alentando una aprobación colectiva a conductas obscenas, misóginas que generan una sexualidad temprana sin planificación, generando embarazos a temprana edad, responsabilidades y necesidades prematuras en nuestra juventud, una entrada garantizada  al ciclo del consumismo.

¿Porque Latinoamérica es uno de los más afectados a esto?

Dentro del territorio latinoamericano encontramos una diversidad de riquezas y recursos minerales, energéticos, ambientales e hídricos que son vitales para mantener la cultura del capital viva. Geopolíticamente somos un territorio estratégico para los señores del capital, trasnacionales, grandes monstruos que ven a la juventud como cifras de ganancia hoy invierten en la necropolitica, la telecracia, la biopolitica, la hipersexualizacion, la despolitización, la deshumanización como una táctica de guerra más rentable que las armas para lograr el control de una nación.

Encontramos países como Puerto Rico que fueron transformados de una nación libre y soberana a una colonia sin identidad propia, Colombia donde la historia desaparece de las aulas de clases, dejando a la juventud a merced de la manipulación, desarraigándola de su proceso de lucha, de independencia. Aparte de Colombia en países como Chile, y Ecuador  la inversión en la educación, cultura y deporte son bajas y los índices de drogadicción son predominantes en la juventud.

En Venezuela donde las políticas de gobierno le dieron un papel protagónico a la juventud, oportunidades de soñar y crear, se ven sumergidos en una campaña mediática que contrarresta los avances de la juventud en la toma de decisiones de un país, en las oportunidades para estos, pues el ataque permanente para desmovilizar, desinformar y desmoralizar al joven es constante. Mensajes como; “Estudiar para vender helados no es necesario” reinan en las publicidades que aparecen en las redes sociales venezolanas, todo con el fin que un pueblo donde su mayor cantidad de población es joven, rechace la rebeldía y el ímpetu que le debe caracterizar por simplemente agradecer lo poco que le entrega el patrón por la mano de obra barata, esto no solo se presenta en Venezuela la necesidad de dominar a la juventud está presente en toda Latinoamérica ya que esta es un gran referente de la población y por lo tanto representa una gran amenaza si esta se despierta contra un sistema que lo explota.

Fundamental el rol histórico de la juventud en las luchas de transformación de nuestra Latinoamérica algo que no podemos olvidar, ni permitir borrar de nuestra historia, la juventud debe romper la cultura del capital para construir una cultura del territorio, de sus tradiciones originarias, que de verdad represente los valores del humanismo, por eso el reflexionar la realidad que vive el joven en distintos países es construir un esbozo de una influencia direccionada a doblegarlo, es ver que a pesar de que podemos ser distintos territorios los jóvenes del mundo, de Latinoamérica se ven afectados por problemáticas similares y que la tarea que tienen es organizarse, movilizarse y formarse permanentemente para impulsar una propuesta distinta a la comercial, consumista y capitalista que hoy se les presenta.

*La opinión es responsabilidad del autor de la columna,  Trochando Sin Fronteras medio popular y alternativo no se hace responsable de los expresado.