.
.

Medio informativo del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia

.

Marcha por la Dignidad: marchamos por la vida, defendemos el territorio


Trochando Sin Fronteras – julio 12 de 2020

Por las rutas comunera y libertadora, la Marcha por la Dignidad llevará su mensaje en defensa de la vida y el territorio. Organizaciones, comunidades y personas de distintas regiones del país, decidieron darle continuidad a la marcha emprendida desde el Cauca 15 días atrás.

Desde el próximo 13 de julio iniciarán dos nuevos recorridos; uno desde Gibraltar, en el municipio de Toledo, Norte de Santander, que recorrerá la ruta libertadora por el piedemonte llanero y subirá por la cordillera oriental buscando Tunja, donde se encontrará con el otro recorrido; que partirá desde Barrancabermeja en Santander, para llegar a Bucaramanga y recorrerá el camino de la marcha comunera. Las marchas esperan llegar juntas a Bogotá el 20 de julio.

¿Por qué marchan las comunidades y organizaciones?

Las comunidades y organizaciones se suman a este caminar colectivo, para exigirle al Gobierno Nacional y proponerle al país unificarnos en defensa:

De la vida, de todas las personas que habitamos en el territorio nacional de las mujeres, de los niños y niñas, de los líderes y lideresas sociales.

De los territorios, somos defensores de la vida, el agua, los páramos y la madre tierra. El capitalismo extrae su riqueza de los territorios, y arrasa con ellos como una borrasca voraz.

De los derechos, pues el neoliberalismo en Colombia acabó con los derechos más básicos para la población. Privatizaron la salud, la educación, el transporte, la vivienda, hasta el aire y el agua.

De la soberanía, ya que en plena pandemia Duque autoriza la llegada de una ‘Brigada de Asistencia Técnica’ gringa, continuando con la deshonrosa tradición entreguista y dependiente de la oligarquía.

Lea aquí el documento: Motivaciones y exigencias de las comunidades y organizaciones en la Marcha por la Dignidad 

La marcha en Contexto

Próximo a cumplir 2 años el gobierno de Duque, y en medio de la peor pandemia del último siglo, la situación del país es cada vez peor. Duque, presidente gracias al narcotráfico, a la corporación de muerte de Álvaro Uribe Vélez y a la oligarquía de siempre, ha profundizado todas las políticas neoliberales de los gobiernos de los últimos años.

También se ha dedicado a agudizar la guerra que acuerdos y negociaciones buscaron atenuar; hizo trizas el acuerdo de paz con las FARC, acabó la mesa de diálogo con el ELN, desconoció los acuerdos firmados con el movimiento social e impulsa una criminal política de muerte y persecución hacia quiénes pensamos y hacemos diferente.

Esta crisis se profundiza en la actual pandemia. El gobierno aprovecha el estado de emergencia económica, para implementar el paquetazo neoliberal. Ha entregado billones de pesos a los bancos, ha despilfarrado y propiciado la corrupción con la plata de la emergencia, ha usado sin claridad recursos públicos que se necesitan en los territorios.

Se ha incrementado la muerte y la judicialización de líderes y lideresas sociales y excombatientes de FARC, así como la violencia hacia el pueblo y en especial contra las mujeres, con crecientes feminicidios y atroces actos de violencia sexual, en cabeza de la fuerza pública.

La primera marcha

Hace quince días un grupo de personas valientes decidieron caminar desde Popayán a Bogotá. Fueron las pioneras de la Marcha por la Dignidad, con el objetivo de denunciar la grave situación humanitaria en la que el régimen en cabeza del gobierno de Iván Duque y Álvaro Uribe nos han sumido a la gran mayoría de colombianas y colombianos.

Llegaron el 10 de julio a Bogotá, después de recorrer más de 400 kilómetros de cordilleras y valles, escuchando denuncias y entendiendo los conflictos de cientos de personas que se cruzaron en su camino. Esos caminantes multiplican la voz de la resistencia por todo el país, sembrando la semilla de la lucha por la Vida Digna en Colombia.

Le puede interesar: Líderes sociales llegan a Bogotá para exigir garantías al Gobierno